Jan 23

Correr para vivir

Te quiero compartir mi historia de amor & odio por la carrera...

Un 01 de diciembre de 2017 decidí poner punto final al difícil momento al que había llegado mi vida... Todo aparentaba estar bien, 37 años, sana, con una empresa que iba despuntando, ese año había terminado mi MBA que tanto anhelaba en la vida, casada, con una vida "cómoda".

Pero algo faltaba, algo no estaba bien dentro de mi, hacía mucho que no reía a carcajadas, había subido cerca de 8 kilos, me sentía frustrada, triste, no lograba reunir fuerzas para levantarme a entrenar como lo había hecho toda mi vida. Me sentía gris... un par de días antes una amiga cercana me envío fotos de su primer carrera de 10K dándome las gracias por lo que yo la había inspirado. De pronto no era yo, ¿cómo había sido posible que yo inspirara a alguien? no me reconocía.

Y así un viernes 01 de diciembre cuando en la Ciudad de México ya inicia el frío al que no estamos acostumbrados, 6am, me puse los tenis y decidí poner punto final a esa vida en la que ya no lograba encontrarme a mi misma. Ese día logré caminar .5K, ¡medio kilómetro! Después de haber hecho medios maratones, carreras de 15, de haber hecho ciclismo de fondo... no logré más que caminar medio kilómetro. Pero era el inicio, decidí hacer mi propio plan, caminaría durante una semana .5km, a la siguiente aumentaría a 1, a la siguiente 1.5 y así sucesivamente. Poco a poquito inicié a trotar, muuuy lento, a mi paso, escuchando mi cuerpo, esforzándome un poquito más y más. Llegó el frío más intenso de enero, me ponía 3 leggins, gorro, guantes y a mediados de enero ya estaba logrando trotar 2.5K a mi ritmo, pero empezaba a recuperarme a mi, me sentía más ágil, con más energía, más feliz.

Sentía que el frío de las mañanas de invierno me fortalecían, cada día con el viento frío en mi cara, no paraba de decirme a mi misma que lo lograría, que lograría recuperarme. Así inicié 2018. Un año que marcó mi vida en muchos sentidos. Mis mañanas se convirtieron, era el tiempo que me daba a mi misma, era un tiempo para pensar nuevas ideas mientras corría, era mi momento de ponerme creativa, es momento en el que estas solo contigo mismo. Mientras lograba más fuerza en mis piernas, dar cada zancada más segura, sentirme más ligera, mi mente volaba e imaginaba a dónde quería llegar, creaba escenarios, y muchas veces era el momento que lograba generar alguna idea que pondría a echar a andar en mi trabajo. O pensaba en mi relación y reflexionaba cómo podría mejorarla. Mientras pasaban esos días, mi cuerpo se iba transformando, y de pronto llegó mayo, el mes de mi cumpleaños 38, ¡me merecía ropa nueva! ¡Y si! No podía de la emoción, por fin llegaba a una talla que me era más familiar, aún faltaba camino, pero ya era menos. Me veía al espejo y comenzaba a reconocerme ¿en qué momento me perdí? ¿En qué momento dejé de verme? Podría platicarte lo que he concluido, pero no es el sentido de esta historia.

De niña y de adolescente fui deportista de alto rendimiento, el deporte siempre ha estado cerca de mi, pero los últimos años lo había abandonado, argumentando que no tenía tiempo. Y hoy me pregunto si verdaderamente no tenía tiempo para mi, le daba el tiempo a mi trabajo, a estudios, a mi marido, a mis amigos, a mi familia... ¿pero no tenía tiempo para mi?

Desde ese invierno hace 2 años no he parado de correr, ha habido temporadas más intensas, temporadas que he bajado el ritmo, pero no he parado, regresó el deporte a mi forma de vida. Me han preguntado por qué corro... corro para vivir, para tener salud, para sentirme fuerte, para darme un tiempo conmigo, para escucharme, para escuchar mi corazón y mis pensamientos. Para tener energía y cada día iniciar mejor, me he caído (literal), me dolió, pero descansé unos días días, se desinflamaron mis rodillas y re inicié. 2019 se volvió a llenar de kilómetros y carreras compartidas, llegaron nuevos amigos con quien compartir lo que hoy se volvió una de mis pasiones.

Me encontré este video que me hizo mucho sentido, me emocionó y me gustaría decirte que sea el momento en el que estes, caminar, trotar, correr, es una opción para mantener tu cuerpo sano, ágil y lleno de energía y tu mente llena de endorfinas que te dan mayor claridad.

Hoy puede ser ese día que te pongas los tenis, te amarres las agujetas y decidas ¡salir a correr para vivir!
Write your awesome label here.

#correrparavivir #gutsandheart #running

Created with